Para las muestras de suelos se ofrecen los siguientes ensayos:

CONDUCTIVIDAD ELECTRICA Es la capacidad del suelo para conducir la corriente eléctrica, el valor será más alto cuanto más fácil se mueve la corriente eléctrica a través del mismo. Valores elevados de conductividad eléctrica, mayor concentración de sales. Si se tiene una conductividad baja, facilita el manejo de la fertilización y se evitan problemas por fitotoxicidad en el cultivo.
PH La lectura de pH se refiere a la concentración de iones hidrogeno activos (H+) que se da en la interfase líquida del suelo. El pH controla muchas de las actividades químicas y biológicas que ocurren en el suelo y tiene una influencia indirecta en el desarrollo de las plantas. El pH del suelo representa aspectos del clima, vegetación e hidrología del lugar donde el suelo se ha formado. También, según el pH del suelo la disponibilidad de ciertos elementos nutritivos puede favorecerse, así por ejemplo, en los suelos de pH ácido se tratará de subir el pH por la adición de cal u otra enmienda alcalinizante para mejorar disponibilidad de los elementos nutritivos que se fijan a un pH ácido como ocurre por ejemplo con el fósforo.
SULFATOS Los sulfatos están ampliamente distribuidos en la naturaleza y pueden estar presentes en aguas naturales en concentraciones variables.  El sulfato es la principal forma inorgánica de azufre en la mayoría de los suelos, aunque
DUREZA La dureza total es la suma de las concentraciones de calcio y magnesio, ambas expresadas como carbonato de calcio, en miligramos por litro.
ALCALINIDAD Es la capacidad para neutralizar el ácido. La alcalinidad es significativa en muchos usos y tratamientos de aguas naturales y residuales, porque la alcalinidad de las aguas superficiales están relacionadas una función de carbonato, bicarbonato y contenido de hidróxido, y se toma como un indicador de la concentración de estos constituyentes.
ACIDEZ Es la capacidad cuantitativa para reaccionar con una base fuerte a un pH designado. Los ácidos contribuyen a la corrosividad e influyen en las tasas de reacción química, la especiación química y los procesos biológicos..
HIERRO La solubilidad del hierro es controlada por la concentración de carbonato. Porque el subsuelo es anoxico, y ningún hierro soluble se encuentra en estado ferroso. Pero en presencia de oxígeno, el hierro ferroso es oxidado al estado ferroso (Fe3+) y puede ser hidrolizado para formar el óxido férrico.
FOSFORO  Los análisis de fosforo sirven principalmente para el control de la dosificación de productos químicos en tratamientos de agua o suelos, o como un medio para determinar que un sistema presenta contaminación por exceso de este compuesto.
NITRATOS Debido a su gran solubilidad en agua, el nitrato es perdido más rápidamente de los suelos que otros nutrientes (como el fósforo en forma fosfato). Como consecuencia el nitrato es mejor indicador de posibles fuentes contaminantes.
SALES SOLUBLES La concentración de sales solubles se … Cuando un suelo tiene una alta concentración de sales, las plantas requieren una energía potencial para absorber el agua del suelo a través de sus raíces. Cuantas mas sales aparezcan disueltas en el suelo, mayor energía necesitara el cultivo a causa de la presión osmótica generada por la mera existencia del compuestos en solución.
TEXTURA En los suelos, es la proporción relativa por tamaños de partículas de arena, limo y arcilla; las cuales al combinarse permiten categorizar al suelo en una de las 12 clases texturales.
NITROGENO TOTAL La cantidad de nitrógeno presente en muchos suelos es escasa, debido a su propia dinámica y a su ciclo biogeoquímico. El nitrógeno puede llegar al suelo gracias a los aportes de materia organica y a la fijación bacteriana a partir del aire. En los suelos normalmente el contenido de nitrógeno varia de 0,05 a 2% en sus diferentes formas.
HUMEDAD El agua actúa como un solvente y portador de nutrimentos desde el suelo hasta las plantas y dentro de ellas. Además, intemperiza las rocas y los minerales, ioniza los macro y micronutrientes que las plantas toman del suelo, y permite que la materia orgánica sea fácilmente biodegradable. El contenido de agua en el suelo puede ser benéfico, pero en algunos casos también perjudicial. El exceso de agua en los suelos favorece a la lixiviación de sales y de algunos otros compuestos; por lo tanto, el agua es un regulador importante de las actividades físicas, químicas y biológicas en el suelo.